Historia / Parrocos


Párrocos  
 


DON FRANCISCO LEGNANI

Presbítero italiano, residente en el arzobispado de Santiago. A comienzos de 1871 fue capellán del Hospital de Valparaíso y enseguida, párroco de Curacaví en 1872, párroco de Puchuncavi y de Alhuá en 1879. Después se ausento.
Nota: En la lista de parroquias precisa: Curacavi 14-12-1872-1874. En la de Puchuncavi 08-07-1874-1878. Y en segundo periodo 09-05-1888-1893.

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Párrocos  
 


DON JACINTO CANALES ARELLANO


Perteneció a la Diócesis de San Felipe, nació en Rosario de Lo Solís el 11-08-1859, sus padres don Francisco Canales y doña Elena Arellano. Terminada su preparación en el seminario de Santiago, fue ordenado sacerdote el 19-12-1885, y desempeño los ministerios de teniente cura de San Miguel en 1887, párroco de Cabildo durante seis años, y cura de Putaendo desde el 22-12-1893 hasta el día de su muerte ocurrida el 21 de Julio de 1943. En los cincuenta años, menos dos meses, que sirvió a aquella parroquia, ejerció un fecundo apostolado, en medio del cariño y veneración de todos los feligreses.

   

 

 

 

 

 

 

 



Párrocos  
 

P.RENE LAPOINTE

Nacido en Canadá, provincia de Québec, el 16 de septiembre de 1936, el P. René es el penúltimo de una familia de 8 hijos.

Después de la escuela primaria, realiza durante 8 años estudios de ciencia y de filosofía, desde donde egresa en 1960, con el bachillerato.

Entra al Seminario mayor de su diócesis de Chicoutimi y es ordenado sacerdote el 13 de junio de 1965.

Ejerce durante 3 años su ministerio como vicario cooperador en un pueblo de su diócesis.

En 1968, se ofrece para apoyar a la Iglesia Chilena. Asociado con los Padres de las Misiones Extranjeras de Québec, estudia el castellano en Méjico y, a principio del 69, llega a Chile y es destinado a Chillán, donde ejerce como vicario cooperador y después como párroco en la parroquia San Pablo.

En 1974, ya que los Padres de las Misiones Extrajeras optan por un ministerio en los sectores marginales de Santiago, el P. René se traslada con otro sacerdote canadiense a la zona norte de Santiago, la población nueva de Huamachuco de Renca.

En 1980, realiza estudios bíblicos y pastorales en Perú y Brasil. De regreso a Chile, es destinado a otro sector periférico de Santiago, Lo Hermida, ubicado en la zona oriente de la capital.

En 1991, los Padres Canadienses orientan su ministerio pastoral hacia los trabajadores temporeros de las frutas. El P. René es nombrado con uno de ellos a Tierra Amarilla, una parroquia que abarca gran parte del Valle de Copiapó, sector que empezó en esos años a dedicarse a la producción de la uva de exportación.

En 1993, siempre con esta misma opción por una pastoral con los temporeros de las frutas, el P. René se traslada a la parroquia de Putaendo, en el valle de Aconcagua. Después de 3 años como párroco, este misionero pasa a dedicarse a tiempo completo a la Pastoral de los temporeros en el ámbito diocesano, con residencia 1º en Putaendo y después en San Felipe, en la casa parroquial de la catedral.

   


 

 

 

 



Párrocos  
 

P. ANDRE DIONNE

Nació en San Felipe Neri, un pequeño pueblo de campo, ubicado a 100
kilómetros de la ciudad de Québec, Canadá. Allí realizó sus estudios primarios. Luego, hizo sus estudios secundarios en la ciudad de La Pocatiere.

A la edad de 21 años, entró al seminario mayor de los padres Canadienses.
Recibió una formación teológica en la Universidad de Montreal. El 20 de junio
de 1970, fue ordenado sacerdote y partió para Chile en septiembre del mismo
año. Después de cuatro meses en la ciudad de Cuernavaca (México), llegó a
Chile el 20 de enero 1971.

Trabajo tres años en la ciudad de Angol, con la juventud obrera católica
(JOC).

A fines de 1973, llego a Santiago para trabajar en la parroquia San Lucas,
en San Miguel.

En 1976, fue a trabajar en la Población La Bandera, hasta el año 1982. Luego,
se integro al equipo pastoral de la parroquia San Roque de Peñalolén, con el
fin de trabajar en la población Lo Hermida. Estuvo trabajando en Lo Hermida
hasta el año 1992.

El 4 de Julio de 1993, fue nombrado vicario pastoral de la Parroquia San
Antonio de Padua de Putaendo, hasta 1996 y párroco hasta el fin de 1999.

El año 2000 lo vivió como año sabático: Realizó estudios de Biblia en Jerusalén y en espiritualidad, en el Centro de Espiritualidad de Manresa (Québec).

Desde julio del 2001, en Honduras, trabaja en la escuela de formación para misioneros laicos latinoamericanos.

   

 

 

 



Párrocos  
 

PBRO. HUMBERTO VIVAS ESPINOSA

Nació en Valparaíso el 27 de Abril de 1903. Hijo de don Manuel Vivas Salinas y de doña María Angélica Espinosa Letelier. Miembro de una familia con 14 hermanos. A los 13 años ingresó al Seminario Menor de Santiago. Fue ordenado sacerdote en la Iglesia del Buen Pastor el día 11 de Junio de 1927, de manos del primer Obispo de la Diócesis, don Melquisedec del Canto. Desde entonces, sirvió fielmente a la Iglesia de Jesucristo, en la Diócesis de San Felipe.

Es el único sacerdote que acompañó a todos los obispos diocesanos. Cumplió labores sacerdotales en diversas parroquias y fue por más de 40 años Secretario Canciller de este Obispado.
El 25 de marzo de 1976 recibió el título honorífico de Capellán de S.S. Paulo VI, equivalente al antiguo título de Camarero Secreto de su Santidad y que llevaba consigo el tratamiento de Ilustrísimo Monseñor. En dicha ceremonia participó en Nuncio Apostólico de S.S. Mons. Soterró Sanz de Villalaba y el entonces Obispo de esta diócesis, Mons. Francisco de Borja Valenzuela Ríos junto a numerosas autoridades y feligreses de San Felipe.
Monseñor Humberto Vivas a sus condiciones eclesiásticas reunía notable aptitudes de investigador de la historia y las tradiciones regionales y era poseedor de uno de los más valiosos archivos sobre hechos y cosas de Aconcagua. Integrante activo y fiel colaborador durante muchos años de la Sociedad de Historia y Arqueología de esta Ciudad.
Fue nombrado Hijo Ilustre de la Ciudad de San Felipe en la década del 70 por el entonces Alcalde de la Ciudad, don Juan Fuentes Gallardo.
Mons. Humberto Vivas falleció en Santiago el Domingo 9 de Abril a las 17.45 hrs. Sus restos fueron colocados en la cripta de la Iglesia Catedral de San Felipe.

OTROS ANTECEDENTES

1927 Vicario cooperador Parroquia de la Ligua y capellán del Hospital.
1929 Vicario Cooperador Parroquia Placilla de Ligua.
1929 Párroco de Placilla
1934 Párroco de la Parroquia de Ntra. Señora del Carmen de Quilimarí.
1935 Párroco de la Parroquia Sto. Domingo de la Ligua.
1939 Párroco de la Parroquia de San Esteban.
1960 Vicario Sustituto de la Parroquia de San Antonio de Putaendo.
1968 Vicario cooperador de la Parroquia Espíritu Santo.

PARA RECORDAR
· Su buen humor
· Siempre leyendo por las calles.
· Le encantaba que le dijeran "cura de mi pueblo".
· Su gran "memoria" para atesorar los datos de la historia de la Diócesis y de la historia de Chile.